Dieta para la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

Un poco de contexto. Ni eres el culpable, ni todo está perdido

La ileítis regional, ileocolitis o enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa (CU), así como la colitis microscópica,  son las formas más conocidas de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), patologías que afectan a ambos sexos por igual y que hasta la fecha eran consideradas como enfermedades raras y son, actualmente, trastornos autoinmunes cada día más frecuentes entre la población joven, con especial incidencia en la franja de edad entre los 15 y 30 años, pero que también se manifiesta, y cada día más, entre la población adulta y en ancianos.

La EII se diagnostica en mayor número en países desarrollados, entornos urbanos  de climas más fríos en comparación con los países menos desarrollados y entornos rurales, en los que la incidencia y prevalencia de las enfermedades inflamatorias intestinales es menor, y es precisamente por ello, por lo que el riesgo de padecer estas enfermedades se relaciona, cada día con más fuerza,  con la forma de vida del mundo moderno y algunos de los factores de este estilo que favorecen la inflamación sistémica: sedentarismo, la falta de descanso, el estrés y ansiedad son un coctel patológico que, combinados con una dieta basada en productos procesados altamente inflamatorios,  sientan las bases de la inflamación crónica y las enfermedades que de ella se derivarán.

La colitis ulcerosa , la enfermedad de Crohn y la colitis microscópica  tienen en común algunas manifestaciones clínicas consecuencia de la inflamación, como son las diarreas, la fiebre, la anorexia y la pérdida de peso junto con intolerancias a ciertos alimentos, malnutrición, desnutrición (más común en la enfermedad de Crohn), anemia y un largo etcétera de manifestaciones extraintestinales en las que los órganos más frecuentemente afectados son las articulaciones, la piel, los ojos y la vías biliares. En ocasiones, las manifestaciones extraintestinales preceden a las propias de la patología, lo que retrasa el diagnóstico médico.

Una bofetada a tus creencias

Verduras, frutas y carnes magras: La tríada saludable

Carnes, frutas y verduras saludables
Carnes, frutas y verduras saludables

Los cereales, lácteos, legumbres y levaduras se han relacionado con la enfermedad inflamatoria intestinal y en especial con la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa.

La primera terapia de choque para un paciente que está en fase de brote agudo pasa por las dietas elementales, que son el tratamiento médico nutricional basado en unas formulaciones de alimentos líquidos en las que se han eliminado cereales (trigo, avena, etc.), lácteos, y cualquier tipo de levadura.

Las dietas elementales han demostrado porcentajes de remisión total en el 80 % de los pacientes sin tomar ningún medicamento (1) pero, como podrás imaginar, esta forma de alimentarse tiene un problema…

La dieta antiinflamatoria pdf

¿Podrías continuar con una dieta líquida toda tu vida?

La respuesta es evidente, no, no podrías continuar con una dieta líquida toda tu vida, y eso plantea otro interrogante:

¿si una dieta que excluye cereales, lácteos, legumbres y levaduras es capaz de hacer remitir el brote, por qué he de incorporarlos de nuevo en la fase de remisión?

La respuesta es no, no has de incorporarlos, de hecho, si la humanidad lleva tres millones de años comiendo en este planeta, estos alimentos en el mejor de los casos, se están consumiendo de forma regular sólo en los últimos diez mil, es decir, una gota en un cubo de agua,  así que, como ya habrás empezado a intuir, la evolución aún no parece haberte preparado del todo para ellos y el abuso lo estás pagando con tu salud.

¿Y entonces, qué puedo comer?

Pues es muy simple, más que el mecanismo de un botijo, el sentido común dice que nada más que lo que los seres humanos hemos estado comiendo durante millones de años y para lo que genéticamente sí estas adaptado, y que no es otra cosa que verduras, frutas, especias, raíces, frutos secos, pescados, mariscos y carnes magras ¿Te parece poco?

Claro que entiendo tus dudas, llevas años oyendo que los cereales han de ser la base de una alimentación sana, y mejor aún si estos cereales lo son integrales y llego yo, un desconocido,  para anunciarte que tal vez estés enfermo por culpa de ellos. Menudo chalado, pensarás.

También te han contado que la leche es la mejor fuente de calcio, y que  si no la consumes, te arriesgas a padecer su déficit en forma de osteoporosis, tendrás alucinaciones, te comerá el coco y, por si fuera poco, de las legumbres, te contaron tantas y tan grandes maravillas que has interpretado que los gases y el malestar que acompaña a su ingesta son el precio que has de pagar a los dioses por tan saludable alimento, pero no es así, la nutrición no es exactamente como te la han vendido. Yo te cuento y luego, tú decides.

Los cereales: eres un adicto, pero aún no lo sabes

El azucar es 8 veces más adictivo que la cocaína
El azucar es 8 veces más adictivo que la cocaína

Que rico está el pan, la bollería, los cereales del desayuno y esas galletitas tan dulces y azucaradas sin las que se te hace tan difícil arrancar el día. Y es que el azúcar,  tal como apuntan algunos estudios, es ocho veces más más adictiva que la cocaína y el 80% de los alimentos procesados, como tus galletas del desayuno, son ricos en azúcares añadidos en forma de fructosa, sacarosa, glucosa, lactosa, dextrosa, azúcar moreno y un largo etcétera, tal como asegura un estudio de la Universidad de Stanford.

Si no lo sabes aún, te lo cuento yo: tanto azúcar se acumulará en tu organismo y  engordarás, adquiriendo una nueva patología que se conoce con el nombre de obesidad, ¿te suena? pues no es otra cosa que un acumulo de grasa que estimula la secreción de citoquinas, unas sustancias que conducen a un estado inflamatorio, resistencia a la insulina y como podrás imaginar, querido lector,  a un nuevo brote de tu colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.

 Así que ya sabes, incorpora a tu dieta más cereales azucarados, más obesidad, más inflamación, más brotes. Y con un poco de “suerte”, gracias a la resistencia a la insulina, te llevas otra patología de regalo, la diabetes.

¿Vas entendiendo la seriedad del asunto?

Pues si lo que estás pensando es que consumir cereales integrales o sin azucarar, te va a librar, no estás de suerte, toma asiento, que lo que te voy a contar, ni te lo imaginas.

Los cereales no son un alimento inocuo, tienen una alta densidad de esos macronutriente que llamamos carbohidratos, hidratos de carbono o también conocidos como glúcidos a tal punto que si haces de ellos la base de tu alimentación, podrías desarrollar obesidad, resistencia a la insulina, diabetes y como ya hemos comentado, inflamación intestinal, pero esto no es todo, los cereales también son ricos en otras sustancias, como el gluten y los anti nutrientes.

El gluten, los antinutrientes y otras películas de terror con cereales.

El gluten y los antinutrientes del pan
Cesto de panes ricos en harinas refinadas, gluten y antinutrientes

Del gluten ya habrás oído hablar, no es más que una proteína de bajo valor nutricional, es decir, que nuestro organismo aprovecha bien poco de él, y no aporta nada que no puedas conseguir, y mucha mejor biodisponibilidad,  comiendo un buen filete de carne, pescado o huevos pero, te preguntarás, de donde le viene la mala fama. Te cuento:

En un símil que sea fácil de comprender, el gluten se comporta como una goma es, por poner un ejemplo, como un chicle, que proporciona elasticidad a los alimentos y  permite que la masa de harina se hinche dando como resultado esa hermosa barra de pan, unas exuberantes magdalenas o que, esos espaguetis que tanto te gustan, no se deshagan con la cocción.

Esta propiedad de actuar como un chicle, es muy apreciada en la industria de los alimentos procesados: más gluten, más esponjosidad, más atractivos los productos,  pero, como ya vas intuyendo, tiene un lado oscuro.

Los antinutrientes, la permeabilidad intestinal y otras historias de miedo

Algunas plantas, como los frutos rojos, han desarrollado estrategias para su reproducción que consiste en ofrecer algo, como vitaminas y antioxidantes, a cambio de que tú, cuando las hayas digerido,  empaquetes sus semillas en un hermoso cagallón que le servirá de abono para que ellas germine una nueva generación.

Pero no todas las plantas actúan de la misma manera y algunas, como los cereales, se defienden con sustancias nocivas, irritantes o directamente venenosas, con el objetivo de que no te las comas.

Las lectinas: malas, malotas de verdad.

Los cereales están compuestos mayoritariamente por carbohidratos, pero también contienen una variedad de proteínas y si ya te hablé del gluten, ahora lo haré de otras de su especie, no mucho mejores, las lectinas.

Cereales, como ya sabes, hay muchos, como el trigo, la avena, el centeno, la cebada, el mijo y también,  el arroz y el maíz, estos dos últimos menos problemáticos por no contener gluten como el resto, pero en todos ellos abundan otras lectinas, unas proteínas difíciles de digerir por nuestro organismo que producen las plantas, para defenderse de insectos depredadores, y  que pueden ser causa de muchos problemas de salud en el ser humano.

Por si fuera poco, los cereales son ricos, al igual que la leche, en inhibidores de la proteasa (menuda palabrota) lo que dificulta aún más la digestión de las perjudiciales lectinas.  ¿Sigues sin entender aún nada, verdad? Sigue leyendo y lo entenderás.

Cuando comemos, descomponemos las proteínas en sus componentes más básicos, los aminoácidos, que son asimilados por el intestino delgado, pero con las lectinas no  ocurre lo mismo, se resisten y, por poner un símil que sea fácil de comprender, sacan una navaja y en su recorrido por nuestro tubo digestivo, van perforando el intestino, lo que permitirá que pasen al organismo, sin digerir, fragmentos de alimentos y bacterias, con las consecuencias que ya puedes imaginar. Es lo que se conoce como permeabilidad intestinal. Pero ahí no acaba todo, ahora viene lo fuerte, a ver si te suena.

La sorpresa llegó cuando descubrimos que algunos fragmentos de bacterias intestinales están formados por los mismos componentes básicos que se encuentran en ciertas proteínas del sistema inmunitario y en algunos tejidos que son atacados por éste, y esta coincidencia es la que parece confundir a tu sistema inmunológico, induciéndolo a atacar tus tejidos, los de tu intestino, provocando la inflamación y ulceras que,  si eres paciente de colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, ya conoces bien ¿Lo vas entendiendo ahora?¿aún piensas que los cereales son buenos para tu enfermedad? ¡Ah! Ya entiendo, has pensado que si tal vez los cereales integrales sí sean beneficiosos para tu inflamación, y sin duda lo son, para exacerbarla, a ver cómo te lo cuento.

De cómo los cereales integrales pueden convertir tu cagallón en una lija

Heces con cereales integrales
Convierte tu cagallón en una lija, con salvado de cereales integrales

Cuando te encuentres con un producto confeccionado con cereales, mejor cambiar de acera, si este producto es integral, enriquecido con ese salvado leñoso que a modo de diminutas astillas es capaz de convertirá tus heces en una maravillosa lija, mejor salir corriendo o si lo comes,  erosionará tu ya inflamado y llagado intestino.

¿Aún te sigue apeteciendo una tostadita para desayunar? ¿Tal vez un gran tazón de leche a rebosar de crujientes cereales? Pues has de saber que también las proteínas de la leche, al igual que las de los cereales y las legumbres, pueden engañar a tu sistema inmunitario con las consecuencias de las que ya te he hablado.

Vale, ya me he tragado todo tu rollo, pero responde a mi pregunta

¿Cuál es la mejor dieta para la colitis ulcerosa, colitis microscópica y la enfermedad de Crohn?

Mejor dieta inflamación intestinal
Plato para al colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn

Como diría el nutricionista Oscar Forquet “depende”, pues como ya sabrás, la enfermedad inflamatoria intestinal cursa con brotes que se alternan con fases de remisión en la que los síntomas mejoran o desaparecen por completo, así que la dieta tendrá algunas variaciones según nos encontremos en una fase u otra, aunque el objetivo, desde el principio, es que el seguimiento de la misma, junto con un adecuado manejo del estrés, un sueño reparador, así como el ejercicio moderado, te mantengan siempre, o el mayor tiempo posible, en fase de remisión asintomática.

Como todo en esta vida va a necesitar de un poco de disciplina por tu parte, y dejar de comer todo aquello que desde que naciste te han dicho que es bueno y saludable para ti puede suponer un shock que pondrá boca abajo todos tus dogmas.

Pero tampoco te asustes, que no voy a pedirte que te tatúes el nombre de un dios en el pecho ni que bailes desnudo los días de luna llena, tan sólo que sigas unas pautas dietéticas  respaldadas por la evidencia científica.

Comer sano, eliminando de tu dieta todos los productos procesados condimentados con conservantes, colorantes y potenciadores del sabor, no te hará mal, todo lo contrario.

Consumir comida real, frutas, verduras, carnes, huevos y pescados, así como algunas especias antiinflamatorias como la cúrcuma o el jengibre, te ayudarán a restaurar tu salud y bienestar.

Abandonar aquellos alimentos a los que la evidencia apunta como colaboradores necesarios para que tu enfermedad se haya expresado, no te hará mal, te lo aseguro.

Si durante casi tres millones de años los seres humanos hemos podido pasar sin cereales y lácteos, no serás tú una excepción. Recuerda que estos alimentos se incorporaron al final de nuestra evolución, en la última gota de un gran cubo que representa nuestra historia como especie, y con estos alimentos se catapultó el desarrollo de la humanidad, pero también surgieron las enfermedades del mundo moderno, desconocidas hasta entonces.

La evolución no te ha preparado aún para este tipo de alimentación, y es natural que tu cuerpo reaccione con las consecuencias que tú ya conoces.

En otros artículos hablaremos de las dietas específicas para:

Pero no quería despedirme sin dejarte con pequeño regalo, un plan dietético semanal gratis.  Se trata de una dieta indicada en la prevención de brotes en la enfermedad inflamatoria intestinal, para que puedas iniciarla hoy mismo. En breve estará disponible esta y otras dietas semanales incluyendo, además, la lista de la compra completa del menú semanal, todos los alergenos que pueda contener y, además,  todas las recetas de los platos que aparecen en la dieta

Suscríbete, pues en breve te indicaré la forma de conseguir los planes nutricionales completos tanto para la enfermedad de Crohn como para la Colitis ulcerosa, para las que publicaré una dieta mensual completa, con todos los platos, lista de la compra, recetas y mucho más.

Dieta semanal para la enfermedad inflamatoria intestinal

Dieta Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)
Dieta para la EII en fase de remisión

NOTA: Detrás de cada artículo hay trabajo, investigación y tiempo dedicado hasta su publicación.  Si te fue útil o te gustó, te agradeceré que lo compartas con otras personas a las que también pueda interesar.

La información que se ofrece en este blog es material informativo y no pretende servir de diagnóstico, prescripción o tratamiento de cualquier tipo de dolencia. Esta información no sustituye la consulta con un médico, dietista, nutricionista  o cualquier otro profesional competente del campo de la salud. El contenido de la obra ha de considerar un complemento a cualquier programa o tratamiento prescrito por un profesional competente de la medicina y en ningún caso ha de sustituirlo.

El autor está exento de toda responsabilidad sobre daños y perjuicios, pérdidas o riesgos, personales o de cualquier otra índole, que pudieran producirse por el mal uso de la información que aquí se proporciona.

[Total: 2   Promedio: 5/5]

15 comentarios en «Dieta para la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)»

    • Gracias por su comentario, en breve publicaré un nuevo artículo específico sobre la Enfermedad de Crohn y una dieta para la fase de brote, así como otra para la fase de remisión y cualquier duda que surja, la responderé personalmente desde estas páginas.

      Responder
  1. Muy interesante la información
    Solo que el menú mucho que cae mal
    Seguro hay alguna manera de hacer menú personalizado
    Me interesa lograr recuperar mi salu d yo padezco CUCI

    Responder
  2. Llevo esta dieta desde hace cuatro años ya, desde el 2016 cuando me diagnosticaron CU. Los beneficios de un estilo de vida saludable no se quedan, ni mucho menos, en una remisión constante y sin brotes sino que mejoran considerablemente la salud general del organismo.
    Este artículo, quizá, sea con el que puedo estar totalmente de acuerdo, sin matices. Enhorabuena y espero que le llegue a muchas personas enfermas que lo están pasando mal.
    Saludos.

    Responder
    • Gracias por sus comentarios positivos que son un estímulo para continuar con la labor divulgativa sobre las dietas más indicadas para las enfermedades intestinales. En breve publicaré las conclusiones de un estudio sobre la influencia de los nutrientes en las enfermedades inflamatorias del intestino que espero sea también de su agrado. Un fuerte abrazo

      Responder
    • La estenosis es un estrechamiento del intestino que puede provocar un “atasco” del bolo fecal en pacientes con esta patología, por lo que deben evitarse los alimentos que aumentan el volumen de las heces, limitando el consumo de productos con alto contenido en fibra, lo que ayudará a mejorar el tránsito y evitará la obstrucción.
      También ayuda a mejorar el tránsito y es en todos los casos recomendable, una buena hidratación, beber un mínimo de 8 vasos de agua al día, es una buena recomendación que te será de gran ayuda, procurando beberlos entre comidas.
      Sirven también las infusiones, entre las que te recomiendo la de jengibre, por su potencial antiinflamatorio para las enfermedades inflamatorias del intestino, como el Crohn o la Colitis ulcerosa.
      Otra costumbre que has de incorporar también a tu dieta es la de “lubricar” el bolo fecal para que este transite sin atascos por tu intestino y la mejor forma de hacerlo pasa por utilizar el aceite de oliva.
      Cocina siempre al vapor, al horno, al papillote o a la plancha y sé generosa al aliñar los platos con un buen aceite de oliva virgen.

      Responder
  3. Excelente información , yo tengo enfermedad de Crohn y hoy me doy cuenta de que muchas cosas estaba haciendo mal. Muchas gracias y bendiciones . Seguimos esperando más información de su parte .

    Responder
      • Gracias 🙏 toda la información realmente es muy importante . Yo tengo Crohn, y me gustaría hacerte una pregunta .
        Por mi problema de salud , soy muy estreñida, y tomo contumax, pero pues es un medicamento el cual no me gustaría estar tomando constantemente, entonces implemente licuado de nopal, con papaya, zanahoria, y amaranto inflado.

        Pero me gustaría recibir tu opinión respeto si esto es bueno para mi enfermedad de Crohn.

        Espero tu mensaje . Gracias y hermoso fin de semana.

        Responder
        • El medicamento que está utilizando está contraindicado para tanto para la colitis ulcerosa como para la Enfermedad de Crohn y además de provocar o empeorar un brote, podría empeorar también una de las posibles causas del estreñimiento (la estenosis) por lo que nuestro consejo es que no se auto medique y se ponga en manos de un profesional médico para que investigue las causas de su estreñimiento.
          Saludos

          Responder
      • Hola , te respondí en tu respuesta , pero creo no se publico , por eso lo escribo otra vez .

        Yo tengo Crohn y tengo mucho estreñimiento, la Gastroenterologa dice que por qué tengo mucha inflamación por eso. Y de hecho traigo dolor en estos momentos 😔

        Yo tomo medicamento pero también incluí un licuado de papaya con nopal , zanahoria y amaranto inflado. En ayunas todo en agua sin Azúcar.

        Y la pregunta es si estos ingredientes no dañan mi Colon, y que me provoquen más inflamaciones.

        Me podrías auxiliar con esto 🙏.

        Me gustaría saber si este licuado si me hace provecho en Crohn o definitivamente no.

        Espero tu mensaje . Muchas gracias 🤝

        Responder
  4. Tremendo artículo mil gracias por compartir 🌺 tengo una pregunta. Mi hijo (20) tiene CU desde hace casi dos años. Después de miles medicamentos, incluyendo todos los biológicos decidimos ir a una Dra Natural. Afortunadamente, la Dra. en tres meses logró que pararán las diarreas por completo👍 es decir que en los últimos dos meses mi hijo por fin está yendo sólido!!! Por fin está comiendo mejor y ganando peso lentamente. Mi pregunta es; ¿porqué algunas veces aunque haga sólido le sale mucosidad por 1 ó 2 días cada cierto tiempo? Ya le ha pasado tres veces desde que comenzó a ir sólido. Por suerte no ha tenido sangrado, quizás un poco de dolor intermitente y ganas de eructar. Gracias Anticipadas

    Responder
    • A esta pregunta tendría que responder mejor un médico. No indica el tratamiento que está siguiendo, por lo que podría ser que, tal vez, lo recetado por la “Dra. Natural” no sea lo más indicado para la CU de chico.

      Como dietista, mi recomendación es que su hijo ayude al tratamiento médico con un cambio en el estilo de vida que incluya descanso, ejercicio y una dieta antiinflamatoria para mantener la remisión, mejorar el estado nutricional de su hijo, más si cabe en una edad tan exigente.

      En todo caso, los mocos en las heces son un síntoma de brote de la Colitis Ulcerosa, lo que indicaría que su hijo no está aún en remisión y que ha de seguir un tratamiento pautado por un especialista en digestivo.

      Responder

Deja un comentario

No copie sin autorización

Compártelo

Si te ha sido últil o te ha gustado este post ¡compártelo! esto nos ayuda a seguir creando contenido de calidad.