La dieta cetogénica o dieta keto

Como adelgazar comiendo grasa

La creencia popular de que las dietas altas en grasas causan obesidad y otras enfermedades como la enfermedad coronaria, la diabetes y el cáncer no se ha observado en estudios epidemiológicos recientes.

Por el contrario, las dietas altas en grasas y bajas en carbohidratos, como la dieta cetogénica, han demostrado ser beneficiosas para la pérdida de peso.

Introducción

A pesar de los continuos avances en el mundo médico, la obesidad sigue siendo un peligro importante para la salud mundial con una mortalidad de adultos de hasta 2.8 millones por año. La mayoría de las enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardíacas están en gran medida relacionadas con la obesidad, que generalmente es producto de un estilo de vida poco saludable y malos hábitos alimenticios. Los regímenes de dieta adecuadamente adaptados para la reducción de peso pueden ayudar a controlar la epidemia de obesidad hasta cierto punto. Un régimen de dieta que ha demostrado ser muy efectivo para la pérdida rápida de peso es una dieta cetogénica muy baja en carbohidratos y alta en grasas. [1] [2] [3]

Función

Una dieta cetogénica se compone principalmente de grasas altas, proteínas moderadas y carbohidratos muy bajos. Los macronutrientes de la dieta se dividen en aproximadamente 55% a 60% de grasa, 30% a 35% de proteína y 5% a 10% de carbohidratos. Específicamente, en una dieta de 2000 kcal por día, los carbohidratos suman de 20 a 50 g por día.

Historia y origen de la dieta cetogénica 

Dieta keto

Russel Wilder utilizó por primera vez la dieta cetogénica, para tratar la epilepsia en 1921. También acuñó el término “dieta cetogénica” o “dieta keto“. Durante casi una década, la dieta cetogénica disfrutó de un lugar en el mundo médico como dieta terapéutica para la epilepsia pediátrica y fue ampliamente utilizada hasta que su popularidad cesó con la introducción de agentes antiepilépticos.

El resurgimiento de la dieta cetogénica como fórmula de pérdida rápida de peso es un concepto relativamente nuevo que ha demostrado ser bastante efectivo, al menos a corto plazo.

La dieta antiinflamatoria pdf

Fisiologia y Bioquimica

Básicamente, los carbohidratos son la fuente principal de producción de energía en los tejidos del cuerpo. Cuando el cuerpo se ve privado de carbohidratos debido a la reducción de la ingesta a menos de 50 g por día, la secreción de insulina se reduce significativamente y el cuerpo entra en un estado catabólico. Las reservas de glucógeno se agotan, lo que obliga al cuerpo a experimentar ciertos cambios metabólicos. Dos procesos metabólicos entran en acción cuando hay poca disponibilidad de carbohidratos en los tejidos del cuerpo: gluconeogénesis y cetogénesis. [4] [5]

Nota: Normalmente se recomiendan ingestas inferiores a 50 gr de hidratos de carbono por una aproximación matemática y posiblemente con nuestros hábitos de vida actuales sea suficiente. No obstante, se ha podido observar como en atletas con grandes consumos de energía llegan a un estado de cetosis con dietas que incluyen de 400 a 600 g de carbohidratos.

La gluconeogénesis es la producción endógena de glucosa en el cuerpo, especialmente en el hígado principalmente a partir del ácido láctico, el glicerol y los aminoácidos alanina y glutamina. Cuando la disponibilidad de glucosa disminuye aún más, la producción endógena de glucosa no puede satisfacer las necesidades del cuerpo y comienza la cetogénesis para proporcionar una fuente alternativa de energía en forma de cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos reemplazan a la glucosa como fuente primaria de energía. Durante la cetogénesis debido a la baja retroalimentación de glucosa en sangre, el estímulo para la secreción de insulina también es bajo, lo que reduce drásticamente el estímulo para el almacenamiento de grasa y glucosa. Otros cambios hormonales pueden contribuir al aumento de la descomposición de las grasas que resultan en ácidos grasos. Los ácidos grasos se metabolizan en acetoacetato que luego se convierte en beta-hidroxibutirato y acetona. Estos son los cuerpos cetónicos básicos que se acumulan en el cuerpo a medida que se mantiene una dieta cetogénica. Este estado metabólico se conoce como “cetosis nutricional”. Mientras el cuerpo esté privado de carbohidratos, el metabolismo permanece en el estado cetótico. El estado de cetosis nutricional se considera bastante seguro, ya que los cuerpos cetónicos se producen en pequeñas concentraciones sin alteraciones en el pH de la sangre. Difiere mucho de la cetoacidosis, una afección potencialmente mortal en la que los cuerpos cetónicos se producen en concentraciones extremadamente grandes, lo que altera el pH de la sangre a un estado acidótico.

Los cuerpos cetónicos sintetizados en el cuerpo pueden ser fácilmente utilizados para la producción de energía por el corazón, el tejido muscular y los riñones. Los cuerpos cetónicos también pueden cruzar la barrera hematoencefálica para proporcionar una fuente alternativa de energía al cerebro. Los glóbulos rojos y el hígado no utilizan cetonas debido a la falta de mitocondrias y enzimas diaforasas, respectivamente. La producción de cetonas en el cuerpo depende de varios factores, como la tasa metabólica basal en reposo (TMB), el índice de masa corporal (IMC) y el porcentaje de grasa corporal. Los cuerpos cetónicos producen más adenosina trifosfato en comparación con la glucosa, a veces llamada “súper combustible”. Cien gramos de acetoacetato generan 9400 gramos de ATP, y 100 g de beta-hidroxibutirato producen 10,500 gramos de ATP; mientras que 100 gramos de glucosa producen solo 8,700 gramos de ATP. Esto permite que el cuerpo mantenga una producción eficiente de combustible incluso durante un déficit calórico. Los cuerpos cetónicos también disminuyen el daño de los radicales libres y mejoran la capacidad antioxidante.

Cuestiones de interés

Dieta keto efectos secundarios

Los efectos a corto plazo (hasta 2 años) de la dieta cetogénica están bien informados y establecidos. Sin embargo, las implicaciones para la salud a largo plazo no se conocen bien debido a la literatura limitada. [6] [7] [8]

Los efectos secundarios a corto plazo más comunes y relativamente menores de la dieta cetogénica incluyen una colección de síntomas como náuseas, vómitos, dolor de cabeza, fatiga, mareos, insomnio, dificultad en la tolerancia al ejercicio y estreñimiento, a veces denominado cetogás.

Estos síntomas se resuelven en unos pocos días a pocas semanas. Asegurar una ingesta adecuada de líquidos y electrolitos puede ayudar a contrarrestar algunos de estos síntomas. Los efectos adversos a largo plazo incluyen esteatosis hepática, hipoproteinemia, cálculos renales y deficiencias de vitaminas y minerales.

Precauciones y contraindicaciones de la dieta keto

Las personas que padecen diabetes y toman insulina o agentes hipoglucemiantes orales sufren hipoglucemia grave si los medicamentos no se ajustan adecuadamente antes de iniciar esta dieta. La dieta cetogénica está contraindicada en pacientes con pancreatitis, insuficiencia hepática, trastornos del metabolismo de las grasas, deficiencia primaria de carnitina, deficiencia de carnitina palmitoiltransferasa, deficiencia de carnitina translocase, porfirias o deficiencia de piruvato quinasa. Las personas que siguen una dieta cetogénica rara vez pueden tener una prueba de alcohol en el aliento falsamente positiva. Debido a la cetonemia, la acetona en el cuerpo a veces puede reducirse a isopropanol por la deshidrogenasa de alcohol hepática, lo que puede dar un resultado falso positivo en la prueba de aliento con alcohol.

Significación clínica

La creencia popular de que las dietas altas en grasas causan obesidad y otras enfermedades como la enfermedad coronaria, la diabetes y el cáncer no se ha observado en estudios epidemiológicos recientes. Los estudios realizados en animales alimentados con dietas ricas en grasas no mostraron una relación causal específica entre la grasa dietética y la obesidad. Por el contrario, las dietas muy bajas en carbohidratos y grasas como la dieta cetogénica han demostrado ser beneficiosas para la pérdida de peso.

Dieta cetogénica y evidencia científica

Hombre musculado

En relación con la ingesta calórica general, los carbohidratos comprenden alrededor del 55% de la dieta estadounidense típica, que van desde 200 hasta 350 g / día. El vasto potencial de los carbohidratos refinados para causar efectos nocivos fue relativamente descuidado hasta hace poco. Una mayor ingesta de alimentos cargados de azúcar se asocia con un aumento del 44% en la prevalencia del síndrome metabólico y la obesidad y un aumento del 26% en el riesgo de desarrollar diabetes mellitus. En un estudio de 2012 de todas las muertes cardiometabólicas (enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2) en los Estados Unidos, se estima que el 45,4% se asoció con ingestas subóptimas de 10 factores dietéticos. La mayor mortalidad estimada se asoció con una alta ingesta de sodio (9.5%), seguida de una baja ingesta de nueces y semillas (8.5%), una alta ingesta de carnes procesadas (8.2%), una baja ingesta de grasas omega-3 (7.8%), bajo consumo de verduras 7.6%), baja ingesta de frutas (7,5%) y alta ingesta de bebidas endulzadas artificialmente (7,4%). La mortalidad estimada más baja se asoció con grasas poliinsaturadas bajas (2.3%) y carnes rojas sin procesar (0.4%). Además de este daño directo, el consumo excesivo de carbohidratos de baja calidad puede desplazar y no dejar espacio en la dieta para alimentos más saludables como nueces, granos sin procesar, frutas y verduras.

Una revisión sistémica y un metanálisis recientes de ensayos controlados aleatorios que compararon los efectos a largo plazo (más de 1 año) de las intervenciones dietéticas sobre la pérdida de peso no mostraron pruebas sólidas para recomendar dietas bajas en grasas. De hecho, las dietas bajas en carbohidratos condujeron a una pérdida de peso significativamente mayor en comparación con las intervenciones bajas en grasas. Se observó que una dieta restringida en carbohidratos es mejor que una dieta baja en grasas para retener la TMB de un individuo. En otras palabras, la calidad de las calorías consumidas puede afectar la cantidad de calorías quemadas. La TMB disminuyó en más de 400 kcal / día con una dieta baja en grasas en comparación con una dieta muy baja en carbohidratos.

Una dieta cetogénica bien formulada, además de limitar los carbohidratos, también limita la ingesta de proteínas moderadamente a menos de 1 g / lb de peso corporal, a menos que las personas realicen ejercicios pesados ​​que incluyan entrenamiento con pesas cuando la ingesta de proteínas se puede aumentar a 1,5 g / lb de peso corporal. Esto es para prevenir la producción endógena de glucosa en el cuerpo a través de la gluconeogénesis. Sin embargo, no restringe la grasa o las calorías diarias en general. Las personas con una dieta cetogénica inicialmente experimentan una rápida pérdida de peso de hasta 10 libras en 2 semanas o menos. Esta dieta tiene un efecto diurético, y una pérdida de peso temprana se debe a la pérdida de peso del agua seguida de una pérdida de grasa. Curiosamente, con este plan de dieta, el músculo magro se salva en gran medida. A medida que se mantiene un estado de cetosis nutricional, los dolores de hambre disminuyen, y una reducción general en la ingesta calórica ayuda a una mayor pérdida de peso.

Otras cuestiones sobre la dieta cetogénica / keto y las dietas bajas en hidratos de carbono

Chica adelgazando

El cumplimiento a largo plazo es bajo y puede ser un gran problema con una dieta cetogénica, pero este es el caso con cualquier cambio de estilo de vida. A pesar de que la dieta cetogénica es significativamente superior en la inducción de pérdida de peso en pacientes con obesidad sanos y la pérdida de peso inducida es rápida, intensa y sostenida hasta al menos 2 años, la comprensión de los impactos clínicos, seguridad, tolerabilidad, eficacia , la duración del tratamiento y el pronóstico después de la interrupción de la dieta son desafiantes y requieren más estudios para comprender los mecanismos específicos de la enfermedad.

Se puede seguir una dieta cetogénica durante un mínimo de 2 a 3 semanas hasta 6 a 12 meses. Es imprescindible un estrecho seguimiento de las funciones renales durante una dieta cetogénica, y la transición de una dieta cetogénica a una dieta estándar debe ser gradual y bien controlada.

Para contrarrestar la epidemia de obesidad, algunos trabajadores de la salud recomiendan la dieta cetogénica. Sin embargo, el proveedor de atención primaria, la enfermera practicante, el dietista y el internista deben conocer algunos datos.

Es probable que las personas con sobrepeso con síndrome metabólico, resistencia a la insulina y diabetes tipo 2 vean mejoras en los marcadores clínicos del riesgo de enfermedad con una dieta bien formulada con muy pocos carbohidratos. El control de la glucosa mejora debido a una menor introducción de glucosa y una mejor sensibilidad a la insulina.

Además de reducir el peso, especialmente la obesidad troncal y la resistencia a la insulina, las dietas bajas en carbohidratos también pueden ayudar a mejorar la presión arterial, la regulación de la glucosa en sangre, los triglicéridos y los niveles de colesterol HDL. Sin embargo, el colesterol LDL puede aumentar con esta dieta.

Además, en varios estudios, la dieta cetogénica ha mostrado resultados prometedores en una variedad de trastornos neurológicos, como epilepsia, demencia,  Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA),  lesión cerebral traumática, acné, cáncer y trastornos metabólicos.

Debido a la complejidad del mecanismo y la falta de estudios a largo plazo, una recomendación general de la dieta cetogénica para la prevención de la diabetes mellitus tipo 2 o enfermedad cardiovascular puede parecer prematura pero, sin embargo, no es descabellada para la pérdida de peso primaria.

Si bien a corto plazo la dieta cetogénica puede ayudar a perder peso, esto no se mantiene a largo plazo. Además, innumerables estudios muestran que la dieta está asociada con muchas complicaciones que a menudo conducen a visitas a la sala de emergencias y admisiones por deshidratación, trastornos electrolíticos e hipoglucemia.[9] [10] [11]

COMPARTE SI TE GUSTÓDetrás de cada artículo hay trabajo, investigación y tiempo dedicado hasta su publicación.  Si te fue útil o te gustó, te agradeceré que lo compartas con otras personas a las que también pueda interesar. 

Tal vez te interese La dieta antiinflamatoria: Restaura tu salud con la dieta para la que la evolución te ha preparado

Referencias

  1. LaFountain RA, Miller VJ, Barnhart EC, Hyde PN, Crabtree CD, McSwiney FT, Beeler MK, Buga A, Sapper TN, Short JA, Bowling ML, Kraemer WJ, Simonetti OP, Maresh CM, Volek JS. Dieta cetogénica extendida e intervención de entrenamiento físico en personal militar. Mil Med. 2019 01 de octubre; 184 (9-10): e538-e547. [ PubMed ]
  2. Roehl K, Falco-Walter J, Ouyang B, Balabanov A. Dietas cetogénicas modificadas en adultos con epilepsia refractaria: mejoras eficaces en la frecuencia de las crisis, la gravedad de la crisis y la calidad de vida. Epilepsia Behav. 2019 abr; 93 : 113-118. [ PubMed ]
  3. Martin-McGill KJ, Lambert B, Whiteley VJ, Wood S, Neal EG, Simpson ZR, Schoeler NE., Ketogenic Dietitians Research Network (KDRN). Comprender los principios básicos de una ‘dieta cetogénica modificada’: una perspectiva del Reino Unido e Irlanda. J Hum Nutr Diet. 2019 junio; 32 (3): 385-390. [ PubMed ]
  4. Jagadish S, Payne ET, Wong-Kisiel L, Nickels KC, Eckert S, Wirrell EC. La terapia de dieta Atkins cetogénica y modificada para niños con epilepsia refractaria de etiología genética. Pediatra Neurol 2019 mayo; 94 : 32-37. [ PubMed ]
  5. Mohorko N, Černelič-Bizjak M, Poklar-Vatovec T, Grom G, Kenig S, Petelin A, Jenko-Pražnikar Z. Pérdida de peso, rendimiento físico mejorado, función cognitiva, comportamiento alimentario y perfil metabólico en una dieta cetogénica de 12 semanas en adultos obesos Nutr Res. 2019 febrero; 62 : 64-77. [ PubMed ]
  6. Ma S, Suzuki K. Keto-Adaptación y capacidad de ejercicio de resistencia, recuperación de la fatiga y prevención del daño muscular y orgánico inducido por el ejercicio: una revisión narrativa. Deportes (Basilea). 2019 13 de febrero; 7 (2) [ Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ]
  7. Oh R, Uppaluri KR. StatPearls [Internet]. StatPearls Publishing; Treasure Island (FL): 3 de enero de 2020. Dieta baja en carbohidratos. [ PubMed ]
  8. Escoba GM, Shaw IC, Rucklidge JJ. La dieta cetogénica como una posible estrategia de tratamiento y prevención para la enfermedad de Alzheimer. Nutrición. 2019 abr; 60 : 118-121. [ PubMed ]
  9. Włodarek D. Papel de las dietas cetogénicas en las enfermedades neurodegenerativas (enfermedad de Alzheimer y enfermedad de Parkinson). Nutrientes 2019 15 de enero; 11 (1) [ Artículo gratuito de PMC ] [ PubMed ]
  10. Guzel O, Uysal U, Arslan N. Eficacia y tolerabilidad de la dieta cetogénica a base de aceite de oliva en niños con epilepsia farmacorresistente: una experiencia de centro único de Turquía. EUR. J. Paediatr. Neurol 2019 enero; 23 (1): 143-151. [ PubMed ]
  11. Armeno M, Araujo C, Sotomontesano B, Caraballo RH. [Actualización sobre los efectos adversos durante la terapia con una dieta cetogénica en la epilepsia refractaria pediátrica]. Rev Neurol. 16 de marzo de 2018; 66 (6): 193-200. [ PubMed ]

Traducción y adaptación basada en Masood W, Annamaraju P, Uppaluri KR. Ketogenic Diet. In: StatPearls. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020. [PubMed]

La información que se ofrece en este blog es material informativo y no pretende servir de diagnóstico, prescripción o tratamiento de cualquier tipo de dolencia. Esta información no sustituye la consulta con un médico, dietista, nutricionista  o cualquier otro profesional competente del campo de la salud. El contenido de la obra ha de considerar un complemento a cualquier programa o tratamiento prescrito por un profesional competente de la medicina y en ningún caso ha de sustituirlo.

El autor está exento de toda responsabilidad sobre daños y perjuicios, pérdidas o riesgos, personales o de cualquier otra índole, que pudieran producirse por el mal uso de la información que aquí se proporciona.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Deja un comentario

No copie sin autorización

Compártelo

Si te ha sido últil o te ha gustado este post ¡compártelo! esto nos ayuda a seguir creando contenido de calidad.