SINDROME DEL INTESTINO IRRITABLE TRATAMIENTO CON DIETA

Síndrome del Intestino Irritable (SII), SIBO e IMO, un trio dispuesto a fastidiar

¿Qué es el Sindrome del Intestino Irritable?

También conocido como Colon Irritable, el Síndrome del Intestino Irritable es considerada actualmente una enfermedad crónica que tiene, como síntomas más característicos, la hinchazón (distensión abdominal), dolor, diarrea y estreñimiento o ambas cosas alternándose.

Es considerada un problema funcional, no estructural, dado que afecta al funcionamiento intestino, con síntomas en algunos casos muy molestos y limitantes, pero no se aprecia en él ninguna lesión.

Intestino irritable causas

El Síndrome del Intestino Irritable es una patología multifactorial, es decir, que tiene muchas posibles causas que pueden concurrir para agravar esta enfermedad intestinal. Trataré de resumirlas en unas pocas líneas.

1 .- Causas genéticas

Algunos pacientes presentan un incremento de lo que se conoce como “sensibilidad visceral” que predispone a tener más sensibilidad y sentir más dolor que el resto de la población cuando presentan gases, distensión y otros síntomas intestinales.

2.- El Sistema Nervioso Autónomo

El sistema nervioso autónomo es el que controla las acciones involuntarias como respirar, los latidos del corazón o el peristaltismo (movimientos del intestino que nos conducirán a visitar el baño)

Sobre el sistema nervioso autónomo, entre otras, influyen las emociones, que si lo son negativas pueden activar el sistema parasimpático que favorece el tránsito intestinal y la secreción de sustancias (como el ácido gástrico), es decir, nos podrá provocar diarreas, mientras que el sistema simpático, inhibiría los efectos del parasimpático y con ello sus síntomas.

Las células enteroendocrinas liberan hormonas intestinales cada una de ellas con diferentes funciones, como la serotonina, que para el caso del SII, podemos resumir que actúa a dos niveles:

  1. A nivel intestinal contribuye a los movimientos intestinales (peristaltismo)
  2. A nivel emocional, actúa sobre las emociones, el sueño y la percepción del dolor.

Las alteraciones del sistema nervioso autónomo harán que el paciente entre en un circulo vicioso en el que la falta de descanso y el estrés u otras emociones negativas afectará a los movimientos intestinales, provocando diarreas o estreñimiento y esto, a su vez, incidirá sobre la producción de serotonina que, como ya hemos comentado, actúa en las emociones, aumentando los efectos negativos sobre el estado anímico e incrementado, entre otras la percepción del dolor.

3.- Microbioma (flora bacteriana)

La relación entre el Síndrome del Intestino Irritable y el SIBO/IMO se describió en un metanálisis de 2020 de 25 estudios de casos y controles que mostraron que un 31% de pacientes de SII padecían SIBO (Sobrecrecimiento Bacteriano en el Intestino Delgado) o IMO (Sobrecrecimiento metanogénico intestinal).

Para entendernos, SIBO/IMO podría resumirse en una disbiosis de la microbiota intestinal, es decir, un desequilibrio entre microorganismos “buenos” y “malos” en el que ganan los malos y se instalan en una zona en la que no son habituales (el intestino delgado) siendo su hábitat natural el colon, del que nunca debieron moverse, así que una vez instalados en el intestino delgado, lo hacen robando nutrientes y generando gases en una zona que, por ser precisamente más delgado que el colon, lo es también más sensible al dolor provocado por la hinchazón o distensión intestinal que no es habitual en este tramo del tubo digestivo.

Si a esto le unimos la “sensibilidad visceral” que pueden padecer algunos personas, podrá imaginar el lector el dolor al que se expone el paciente de SII.

Alguno de los síntomas que asociamos al SIBO/IMO son comunes al Síndrome del Intestino Irritable y ello puede provocar errores en el diagnostico, cuando el paciente es diagnosticado de SII, cuando en realidad padece SIBO, o incluso pueden padecerse ambas a la vez:

Los síntomas característicos del SIBO son

  • Diarrea, estreñimiento o mixta, padeciendo ambas que se alternan.
  • Hinchazón y distensión abdominal
  • Gases, flatulencias y eructos.
  • Dolo, ruidos intestinales, retortijones.
  • Acidez estomacal (generalmente por hipoclorhidria)
  • Pesadez después de comer
  • Náuseas.
  • Halitosis (mal aliento)
  • Y todo un surtido de otros síntomas no digestivos como la ansiedad, dolores crónicos, cansancio, fatiga o debilidad.

Más adelante hablaremos del tratamiento para el SIBO en el entorno tratamiento con dienta para el Síndrome del Intestino Irritable (SII).

4.- La comida

Los alimentos que ingerimos tienen una gran influencia en la respuesta de nuestro organismo y en este punto destacarían dos causas.

  1. El reflejo gastrocólico o respuesta gastrocólica es un reflejo fisiológico que se produce cuando los alimentos y bebidas llegan a un estómago vacío, provocando movimientos intestinales (peristálticos) aumentando repentinamente la necesidad de ir al baño. Esto es muy habitual entre los niños, disminuye entre los adultos, pero muchos pacientes de Colon Irritable son especialmente sensibles a este reflejo.​
  2. Respuesta inmune que se produce cuando el organismo reacciona a ciertos alimentos que contienen sustancias que considera extrañas (antígenos), creando una reacción “alérgica” que puede provocar gases, dolor y cambios en la consistencia de las heces. Con el tiempo, podemos sensibilizarnos a alimentos que nunca nos sentaron mal y presentar este tipo de reacciones.

Síndrome del Intestino Irritable tratamiento con dieta

Aquí entramos en el apartado más complicado, pues siendo las causas que pueden provocar SII distintas, distintos serán también los tratamientos que precisará cada uno de ellos, por ese motivo es tan importante que este esté supervisado por un profesional.

El material que se ofrece en este artículo es de carácter informativo, por lo que no ha de considerarse una recomendación o prescripción que, insisto, ha de estar supervisada siempre por un dietista, nutricionista o médico con experiencia.

Diarrea o estreñimiento ¿Tú de qué eres?

A la mayoría de los pacientes de Síndrome del Intestino Delgado los podríamos clasificar entre los que padecen estreñimiento o diarrea pero también existe un tercer grupo mixto, que alterna entre ambas manifestaciones.

El tratamiento dietético tradicional para el Colon Irritable pasa por una dieta baja en FODMAPs que básicamente consiste en localizar, mediante la retirada y posterior reintroducción en la dieta, aquellos alimentos sospechosos de provocar síntomas para, una vez identificados, eliminarlos definitivamente de la alimentación del paciente.

La dieta baja en FODMAPs mejora los síntomas al reducir la actividad de las bacterias causantes de los síntomas, pero no las elimina.

La aplicación de esta dieta es un tanto compleja y suele resultar dura para el paciente, por lo que siempre es recomendable que esté supervisada por un dietista o nutricionista con experiencia en ella, dado que puede llegar a ser tan restrictiva que genere otros problemas derivados de la falta de fibra.

En la mayoría de los casos será suficiente con eliminar de la dieta los alimentos ricos en sulfatos y los de alto contenido en mono y disacáridos. 

Eliminando los alimentos sulfurados, es decir, los ricos en azufre: sulfuros, sulfitos o sulfatos se mejorarían mucho los síntomas del Síndrome de Intestino Irritable y del SIBO que cursen con diarrea.

Alimentos con alto contenido en sulfatos

Tabla 1: Lista de principales alimentos ricos en sulfato (azufre)

Lista principales alimentos ricos en sulfatos

Alimentos con alto contenido en mono y disacáridos

Respecto de los azúcares, por ser los que más síntomas provocan, debiera restringirse el consumo de alimentos ricos en monosacáridos y disacáridos, que son los alimentos o productos ricos en azúcares, como la lactosa, el azúcar de mesa o la fructosa. Te ampliamos un poco la información sobre ellos:

Monosacáridos

Son hidratos de carbono simples, los podemos encontrar de manera natural en muchos alimentos y existen tres tipos:

  1. Glucosa: La encontramos en las frutas y miel.
  2. Fructosa: Es el azúcar que contienen las frutas y algunos tubérculos.
  3. Galactosa: Es un azúcar de la lactosa. Lo encontramos en la leche y derivados lácteos.

Disacáridos

Están formados por dos monosacáridos. Uno de ellos es siempre glucosa y a partir de la unión con esta se forma los siguientes azúcares:

  1. Sacarosa (Glucosa + Fructosa): El azúcar común de mesa. Se encuentra de forma natural en la caña de azúcar y la remolacha azucarera, en dulces, bollería, productos ultraprocesados y bebidas azucaradas, principalmente.
  2. Maltosa (Glucosa + Glucosa): El azúcar vegetal. Lo encontramos en el almidón principalmente.
  3. Lactosa (Glucosa + Galactosa): El azúcar de la leche.

Suplementos para el tratamiento del Síndrome del Intestino Irritable

Entre los suplementos alimentarios que podemos utilizar para mejorar el colon irritable, podemos destacar los siguientes tratamientos naturales.

Coleréticos: Antes de las comidas es recomendable tomar siempre una cucharada de aceite de oliva virgen o de aceite de coco, que estimularán la producción de bilis, que ayudará a “limpieza” del intestino.

La bilis inhibe la producción de metano y aumenta el peristaltismo (movimiento intestinal). El exceso de metano, y la falta de movimiento intestinal son dos de las principales causas de estreñimiento.

Fibra: El Psyllium es un laxante de fibra formador de volumen que se usa para tratar el estreñimiento ocasional, o irregularidad en los intestinos que no deberá ser utilizado por los pacientes con estreñimiento severo, pues podría empeorar los síntomas.

Fitoterapéuticos (plantas medicinales): Encontramos pocos estudios que distingan entre el tratamiento con plantas y otros alimentos SII con SIBO productor de hidrógeno (el que provoca diarreas) o de metano (el que provoca estreñimiento), también conocido como IMO, pero sí apuntan un camino que nos permite obtener en muchos casos buenos resultados.

Entre los alimentos, condimentos y otras plantas con propiedades para eliminar el estreñimiento, al reducir el metano, encontramos el ajo (estudio), el orégano (estudio), el neem (estudio) y la Berberina (estudio), esta última habría que tomarla con precaución porque, en ciertos casos, paradójicamente podría provocar más estreñimiento.

El estreñimiento mejora también si incorporamos a nuestras rutinas diarias como una buena hidratación y ejercicios y, entre ellos, destacaría los ejercicios abdominales.

Ya se ha comentado la influencia de las emociones en la frecuencia para ir al baño, por lo que no está de más recordar la importancia, para una regularidad intestinal, el siempre difícil control del estrés y la ansiedad.

SIBO Tratamiento. Recomendaciones generales

Ya se ha comentado que el Síndrome del Intestino Irritable y el SIBO comparten no sólo síntomas, lo que dificulta el diagnostico, también pueden presentarse juntos.

A los síntomas que ya hemos detallado con anterioridad (Pesadez, hinchazón, gases, eructos, dolor, nauseas, diarrea, estreñimiento o ambas) en el SIBO podemos incorporar la baja absorción de nutrientes que son secuestrados para uso propio por los microorganismos que han colonizado el intestino delgado, impidiendo que sean utilizados por nuestro organismo.

Alguno de los consejos para la prevención del SIBO pasan por una dieta adecuada rica en probióticos naturales, como la col fermentada (chucrut), kéfir de agua, miso, tempeh o la kombucha.

El paciente de SIBO deberá eliminar de su dieta lácteos, harinas y derivados, legumbres y alimentos ultraprocesados.

También agravarán los síntomas los medicamentos antiácidos, antiinflamatorios y antibióticos que pueden afectar tanto a la microbiota (flora intestinal) como a la producción de ácido estomacal, imprescindible para mantener el equilibrio de esta.

Hasta la fecha, el tratamiento clásico del SIBO pasa por los antibióticos, ayuno y reducir el número de ingestas diarias para no frenar la motilidad intestinal.

La nueva clasificación de esta enfermedad en SIBO por bacterias productoras de hidrógeno e IMO, el SIBO por arqueas productoras de metano, explican la diferente respuesta a los tratamientos farmacológicos y dieta de unos y otros.

El tratamiento con antibióticos mejora sólo los síntomas de SIBO por hidrógeno, pero no el SIBO por Metano (IMO), al estar provocado por arqueas, microorganismos extremófilos que no responden a los antibióticos.

Además, la recaídas entre los pacientes tratados con antibióticos plantea nuevos retos y tratamientos que puedan evitar las recidivas. En todo caso, el tratamiento farmacológico escapa a la competencia de este trabajo y nos centraremos en la dieta y nutrientes como tratamiento para el SIBO y el IMO.

SIBO por hidrógeno, con diarrea, tratamiento

Cuando estos microorganismos que han colonizado en intestino delgado son bacterias, la entrada de alimentos provocará una rápida generación de hidrógeno y con este gas aparecerán todos los síntomas de los que ya menos hablado.

Destacar que en este caso los síntomas de hinchazón y distensión precederá casi de inmediato a la ingesta de alimentos.

El hidrógeno se ha relacionado con los episodios de diarrea y también con una mayor predisposición a la delgadez del paciente.

1.- Alimentos bajos en azufre: El tratamiento dietético para el SIBO será el mismo que hemos apuntado para el SII, con una dieta basada en la restricción de azufre y los alimentos que lo contengan. En la Tabla 1 se presentan los alimentos con mayor contenido en sulfatos.

2.- Suplementación con Peróxido de Magnesio: Las bacterias productoras de hidrógeno son anaerobias, es decir que necesitan un medio sin oxigeno para sobrevivir y crecer. El peróxido de magnesio, en contacto con el ácido clorhídrico del estomago producirá un gas, el oxigeno, que bajará por el intestino delgado creando un ambiente hostil para las bacterias y reduciendo su número, con la consecuente mejora de los síntomas de SIBO.

Dosificación: El peróxido de magnesio se tomará una semana completa al mes, durante un periodo de 3 a 6 meses.

3.- Ayunos: Ayudará a eliminar las bacterias no ingerir alimentos entre las principales comidas. Este descanso favorecerá el “Complejo Migratorio Motor“, que no es otra cosa que un movimiento natural de limpieza intestinal que se interrumpe cada vez que ingerimos algún alimento.

También podemos implementar el ayuno intermitente, tan sencillo como saltarnos alguna de las principales comidas, como por ejemplo el desayuno.

Podemos cenar pronto y no ingerir ningún alimento hasta la hora del almuerzo, tomando sólo agua, café o infusiones, como la de jengibre, durante un periodo de ayuno mínimo de 16 horas.

Si se tolera bien, el ayuno podemos repetirlo un par de días a la semana, como mínimo.

SIBO por metano, con estreñimiento, tratamiento

Levadura de Arroz Rojo

El SIBO por arqueas, Sobrecrecimiento Metanogénico Intestinal o IMO, por sus siglas en inglés, es un sobrecrecimiento de microorganismos productores de metano que se relaciona, por una parte, con el estreñimiento y, por otra, con una predisposición a la obesidad de los pacientes que lo padecen. También se ha relacionado el IMO con una mayor incidencia de periodontitis.

Los síntomas se manifiestan algo más tardíos que en el SIBO por hidrógeno

Levadura de Arroz Rojo (Lovastatinas lactonas): El tratamiento con estatinas se está estudiando como tratamiento para el SIBO por metano (IMO). Las estatinas son un tratamiento ya conocido para las dislipemias (colesterol) pero estas están “diseñadas” para realizar su trabajo en la sangre, en la que se encuentra el colesterol, y por ese motivo no serian efectivas para las arqueas que se han instalado en nuestro intestino delgado.

Pero tenemos un suplemento alimentario, un tratamiento natural para el SIBO por metano que sí puede ayudarnos a tratarlas, por contener una forma de estatina no ácida que, al no ser absorbida, no pasa a sangre y permanece en el intestino. Es la forma lactona o lovastatina, que podemos encontrar en la Levadura de Arroz Rojo.

SIBO mixto por hidrógeno + metano, tratamiento

Pleurotus ostreatus

A las recomendaciones generales de dieta para el tratamiento del SIBO por hidrógeno y por metano, sabemos que un hongo comestible, la seta ostra, gírgola o pleuroto ostra (Pleurotus ostreatus) es también una fuente natural de levastatinas lactonas, que lo haría apropiado para el tratamiento natural del SIBO mixto, destacando también sus propiedades antiobesidad, a la que están predispuestos los pacientes con SIBO por metano.

Tal vez te interese leer también:

Referencias

Takakura, W. y Pimentel, M. (2020). Sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado y síndrome del intestino irritable: una actualización. Fronteras en psiquiatría , 11 , 664. https://doi.org/10.3389/fpsyt.2020.00664

Ma, T., Chen, D., Tu, Y. et al. Effect of supplementation of allicin on methanogenesis and ruminal microbial flora in Dorper crossbred ewes. J Animal Sci Biotechnol 7, 1 (2016). https://doi.org/10.1186/s40104-015-0057-5

Chaturvedi I, Dutta TK, Singh PK, Sharma A. Effect of combined herbal feed additives on methane, total gas production and rumen fermentation. Bioinformation. 2015 May 28;11(5):261-6. PMID: 26124571; PMCID: PMC4464543. https://doi.org/10.1186/s40104-015-0057-5

Chedid, V., Dhalla, S., Clarke, J. O., Roland, B. C., Dunbar, K. B., Koh, J., Justino, E., Tomakin, E., & Mullin, G. E. (2014). Herbal therapy is equivalent to rifaximin for the treatment of small intestinal bacterial overgrowth. Global advances in health and medicine3(3), 16–24. https://doi.org/10.7453/gahmj.2014.019

Patra AK, Yu Z. Effects of essential oils on methane production and fermentation by, and abundance and diversity of, rumen microbial populations. Appl Environ Microbiol. 2012 Jun;78(12):4271-80. doi: 10.1128/AEM.00309-12. Epub 2012 Apr 6. PMID: 22492451; PMCID: PMC3370521. https://journals.asm.org/doi/abs/10.1128/AEM.00309-12

Timothy H.J. Florin, Graeme Neale, Sara Goretski, John H Cummings, The Sulfate Content of Foods and Beverages, Journal of Food Composition and Analysis, Volume 6, Issue 2, 1993, Pages 140-151, ISSN 0889-1575, https://doi.org/10.1006/jfca.1993.1016.

Kunkel D, Basseri RJ, Makhani MD, Chong K, Chang C, Pimentel M. Methane on breath testing is associated with constipation: a systematic review and meta-analysis. Dig Dis Sci. 2011 Jun;56(6):1612-8. doi: 10.1007/s10620-011-1590-5. Epub 2011 Feb 1. PMID: 21286935. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21286935/

Sahakian AB, Jee SR, Pimentel M. Methane and the gastrointestinal tract. Dig Dis Sci. 2010 Aug;55(8):2135-43. doi: 10.1007/s10620-009-1012-0. Epub 2009 Oct 15. PMID: 19830557. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19830557/

Mathur R, Chua KS, Mamelak M, Morales W, Barlow GM, Thomas R, Stefanovski D, Weitsman S, Marsh Z, Bergman RN, Pimentel M. Metabolic effects of eradicating breath methane using antibiotics in prediabetic subjects with obesity. Obesity (Silver Spring). 2016 Mar;24(3):576-82. doi: 10.1002/oby.21385. Epub 2016 Feb 1. PMID: 26833719; PMCID: PMC4769647. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26833719/

Lauritano EC, Gabrielli M, Scarpellini E, Lupascu A, Novi M, Sottili S, Vitale G, Cesario V, Serricchio M, Cammarota G, Gasbarrini G, Gasbarrini A. Small intestinal bacterial overgrowth recurrence after antibiotic therapy. Am J Gastroenterol. 2008 Aug;103(8):2031-5. doi: 10.1111/j.1572-0241.2008.02030.x. PMID: 18802998. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18802998/

Bin Waqar, S. H., & Rehan, A. (2019). Methane and Constipation-predominant Irritable Bowel Syndrome: Entwining Pillars of Emerging Neurogastroenterology. Cureus11(5), e4764. https://doi.org/10.7759/cureus.4764

https://ichgcp.net/es/clinical-trials-registry/NCT03763175

El contenido publicado en Nutriterapia Evolutiva es el resultado de la investigación de personas u organizaciones independientes. Nutriterapia Evolutiva no es responsable de la exactitud científica o confiabilidad de los datos o conclusiones publicados en este documento y los estudios que lo refrendan.  Esta información no pretende ser una prescripción para la cura o tratamiento para el Síndrome del Intestino Irritable y el SIBO, y todo el contenido publicado en Nutriterapia Evolutiva está destinado únicamente a fines educativos, de investigación y de referencia. Además, los artículos publicados dentro de Nutriterapia Evolutiva no deben considerarse un sustituto adecuado del consejo de un profesional de la salud calificado. No ignore ni evite el consejo médico profesional debido al contenido publicado dentro de Nutriterapia Evolutiva.

Algunas imágenes de este trabajo han sido tomadas de las webs Freepik.es y Pixaball.com, nuestro agradecimiento.

Deja un comentario

No copie sin autorización

Compártelo

Si te ha sido últil o te ha gustado este post ¡compártelo! esto nos ayuda a seguir creando contenido de calidad.