Dieta paleolítica

Introducción a la dieta paleo

Una dieta paleolítica es la interpretación moderna de la dieta que los humanos comieron durante la era paleolítica o “Edad de piedra”. Este período, hace aproximadamente 2.5 millones de años, fue notable por los cambios anatómicos y fisiológicos que tienen lugar en los humanos a medida que se adaptaron al cambio climático, aprendieron a cocinar carne con fuego y comenzaron a usar herramientas de piedra para un mayor acceso a alimentos y recursos.

Los antropólogos sostienen que la dieta de nuestros antepasados ​​influyó mucho en su expansión neuronal, aumentando el tamaño del cerebro y reduciendo el tamaño del tracto gastrointestinal.  [1] [2] [3]

Función

Los últimos cien años han visto un auge de la industrialización. Si bien es esencial para el avance humano, la industrialización también ha dado lugar a alimentos ultraprocesados, de bajo costo y fácilmente disponibles para mantener una población en crecimiento. Una consecuencia del consumo de estos alimentos es un aumento en la tasa de enfermedades crónicas como:

  • La obesidad
  • La diabetes
  • La hipertensión
  • Las enfermedades cardíacas.

Tanto los científicos como los legos en la materia, por igual, han comenzado a buscar soluciones para estas epidemias; Las alternativas se centran no solo en medicamentos sino en la adopción de cambios significativos en la dieta y el estilo de vida.

Esta búsqueda de la dieta “ideal” para la salud y la longevidad ha sacado a la luz varias cocinas antiguas, y algunas han sido estudiadas a fondo, como la “Dieta Mediterránea”.

El concepto de la dieta paleolítica comenzó en la década de 1970, y su popularidad se disparó después de la publicación del libro La dieta paleolítica: Pierda peso y gane salud con la dieta ancestral que la naturaleza diseñó para usted  por Loren Cordain en 2002.

Desde entonces, el público ha mostrado un gran interés en esta dieta, también llamada “dieta del hombre de las cavernas” o “dieta de la Edad de Piedra”.Se han publicado muchos libros de cocina que afirman tener recetas paleolíticas. El principio central detrás de esta dieta depende de volver a lo que nuestros antepasados prehistóricos comían y rechazar la dieta moderna procesada para mejorar nuestros resultados de salud. El reto de esta dieta, sin embargo, es que son versiones contradictorias las que se presentan al público.

Afortunadamente, varios avances importantes en el campo de la antropología en los últimos años han ayudado a personas que hacen dieta y a profesionales a comprender mejor la dieta paleolítica. Quizás una de las ideas falsas más populares es que nuestros ancestros antiguos eran principalmente carnívoros cuando, de hecho, en su mayoría comían una dieta basada en plantas. La dieta era muy amplia y estaba fuertemente influenciada por la ubicación geográfica y la disponibilidad de alimentos. [4] [5] [6] [7].

Los científicos y los antropólogos han podido reconstruir esta dieta basándose en la evidencia obtenida de los restos arqueológicos y estudiando las tribus modernas. En el mundo moderno, alrededor de una docena de tribus siguen un concepto de cazador y recolector. Estas tribus se encuentran en diferentes partes del mundo y en todos los terrenos climáticos. La tribu más estudiada es la tribu Hadza del centro de Tanzania, ya que el continente africano se considera el lugar de nacimiento de la evolución humana y donde se encuentran la mayoría de los fósiles prehistóricos homínidos.

Dado que el grupo Hadza reside en el bosque tropical, su dieta consiste principalmente en plantas, frutas, tubérculos y animales de caza. Uno de los grupos de alimentos más populares para ellos es la miel.

También hay estudios disponibles sobre algunas tribus nórdicas, que subsisten principalmente con pescado y otros mariscos. [8][9] [10]

La dieta antiinflamatoria pdf

Con base en estos hallazgos,

La dieta paleolítica probablemente consistió en lo siguiente:

  • Plantas: estos incluyen tubérculos, semillas, nueces, cebada silvestre que fue machacada en harina, legumbres y flores. Como descubrieron herramientas de fuego y piedra, se cree que pudieron procesar y cocinar estos alimentos.
  • Animales: Debido a que estaban más disponibles, los animales de caza menor magros eran los principales animales que se comían. Según algunas estimaciones, los productos animales contribuyeron en sólo un 3% de la dieta total. Los animales aún no habían sido domesticados, así que lo más probable es que no se incluyeran los productos lácteos.
  • Mariscos: la dieta incluía mariscos y otros pescados más pequeños. Fue un componente importante de la dieta en las regiones costeras.
  • Insectos: se comieron una variedad de insectos y sus productos, como miel, panales. Eran una importante comida alternativa. Recientemente, el interés en los insectos comestibles, llamado entomofagia, ha aumentado. Las Naciones Unidas publicaron una lista de insectos comestibles como alternativa a los productos cárnicos, ya que los insectos pueden proporcionar beneficios nutricionales similares.

Significación clínica

Está claro que los humanos de la “Edad de Piedra” comieron una variedad de alimentos de alta calidad que eran ricos en nutrientes y fibra. En comparación con esta dieta, las dietas modernas proporcionan mucha menos variedad y están cargadas de azúcares artificiales y sal.

Dado que no es práctico imitar la dieta exacta que comieron nuestros antepasados ​​de la Edad de Piedra, podemos tomar razonablemente algunos alimentos clave y adaptarlos a un estilo de vida moderno.

Dieta paleolítica vs mediterránea 

Familia paleolítica

Whalen KA y col. han realizado estudios sobre la dieta paleolítica, comparándola con la dieta mediterránea. En un estudio de más de 2.000 personas, los participantes de cada grupo consumieron la lista de alimentos que encajarían en cada patrón de dieta. Los resultados fueron similares en ambos grupos, aunque los consumidores de una dieta paleolítica disminuyeron su mortalidad por todas las causas, disminuyeron el estrés oxidativo y también disminuyeron la mortalidad por cáncer, específicamente cáncer de colon.

Otro estudio de Blomquist C, et al. participaron mujeres posmenopáusicas y con sobrepeso. Descubrieron que una dieta paleolítica disminuía los factores promotores de la lipogénesis, mejoraba la sensibilidad a la insulina y reducía los triglicéridos circulantes.

La dieta paleolítica también se ha estudiado como un suplemento para el tratamiento terapéutico en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. Un artículo del Dr. Jacob Eaton y la Dra. Lara Lannotti, fuertes defensores y pioneros de la Dieta Paleolítica, se enfoca en el desajuste de la evolución genómica y la dieta moderna. Como se discutió anteriormente, la dieta que comieron nuestros antepasados ​​ha tenido un gran impacto en nuestra evolución genética. Sin embargo, dado que la dieta actual ya no contiene la misma variedad y nutrición, hay un aumento en las enfermedades crónicas causadas tanto por la “desnutrición” como por la “sobrenutrición”. Varios otros estudios a menor escala confirman resultados similares.

Los médicos de todo el mundo han estado tratando de incorporar hábitos alimenticios y de estilo de vida saludables en el régimen terapéutico de sus pacientes. Una dieta paleolítica es ciertamente una opción razonable para que los médicos elijan, ya que aboga por una alimentación saludable.

Mejorar los resultados del equipo de atención médica

Cada pocos años se introduce una nueva dieta que se cree que es la panacea para la buena salud. Los médicos no deben caer en la trampa de la “manía de la dieta”, sino que deben aconsejar a los pacientes que lleven una dieta saludable baja en alimentos procesados, que hagan ejercicio con regularidad y que dejen de fumar y otros hábitos perjudiciales. Como todas las dietas, la dieta paleolítica tiene sus pros y sus contras. Esta fue la primera dieta que utilizaron nuestros antepasados humanos por necesidad, y aunque puede haber sido buena para el tracto digestivo, se desconoce cómo afecta a la salud humana a largo plazo.

Los médicos, farmacéuticos, enfermeras y dietistas deben fomentar una dieta saludable para sus pacientes, baja en alimentos procesados y alta en fibra, con fuentes de proteína magra.

La dieta paleolítica es también conocida como “dieta evolutiva”, “dieta de los cazadores-recolectores”, “dieta de los hombres de las cavernas” o “dieta de la edad de piedra”

Tal vez te interese

La dieta antiinflamatoria

COMPARTE SI TE GUSTÓ: Detrás de cada artículo hay trabajo, investigación y tiempo dedicado hasta su publicación.  Si te fue útil o te gustó, te agradeceré que lo compartas con otras personas a las que también pueda interesar o dejes tus comentarios en este blog. 

Referencias

1. Otten J, Ryberg M, Mellberg C, Andersson T, Chorell E, Lindahl B, Larsson C, Holst JJ, Olsson T. Postprandial levels of GLP-1, GIP and glucagon after 2 years of weight loss with a Paleolithic diet: a randomised controlled trial in healthy obese women. Eur. J. Endocrinol. 2019 Jun 01;180(6):417-427. [PMC free article] [PubMed]

2. Ghaedi E, Mohammadi M, Mohammadi H, Ramezani-Jolfaie N, Malekzadeh J, Hosseinzadeh M, Salehi-Abargouei A. Effects of a Paleolithic Diet on Cardiovascular Disease Risk Factors: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Adv Nutr. 2019 Jul 01;10(4):634-646. [PMC free article] [PubMed]

3. Churuangsuk C, Griffiths D, Lean MEJ, Combet E. Impacts of carbohydrate-restricted diets on micronutrient intakes and status: A systematic review. Obes Rev. 2019 Aug;20(8):1132-1147. [PubMed]

4. Morin E, Meier J, El Guennouni K, Moigne AM, Lebreton L, Rusch L, Valensi P, Conolly J, Cochard D. New evidence of broader diets for archaic Homo populations in the northwestern Mediterranean. Sci Adv. 2019 Mar;5(3):eaav9106. [PMC free article] [PubMed]

5. Chenard CA, Rubenstein LM, Snetselaar LG, Wahls TL. Nutrient Composition Comparison between a Modified Paleolithic Diet for Multiple Sclerosis and the Recommended Healthy U.S.-Style Eating Pattern. Nutrients. 2019 Mar 01;11(3) [PMC free article] [PubMed]

6. Hardy K. Paleomedicine and the use of plant secondary compounds in the Paleolithic and Early Neolithic. Evol. Anthropol. 2019 Mar;28(2):60-71. [PubMed]

7. Wahls TL, Chenard CA, Snetselaar LG. Review of Two Popular Eating Plans within the Multiple Sclerosis Community: Low Saturated Fat and Modified Paleolithic. Nutrients. 2019 Feb 07;11(2) [PMC free article] [PubMed]

8. Britto S, Kellermayer R. Carbohydrate Monotony as Protection and Treatment for Inflammatory Bowel Disease. J Crohns Colitis. 2019 Jul 25;13(7):942-948. [PubMed]

9. Evans RDR, Antonelou M, Henderson S, Walsh SB, Salama AD. Emerging evidence of an effect of salt on innate and adaptive immunity. Nephrol. Dial. Transplant. 2019 Dec 01;34(12):2007-2014. [PubMed]

10. Genoni A, Lo J, Lyons-Wall P, Boyce MC, Christophersen CT, Bird A, Devine A. A Paleolithic diet lowers resistant starch intake but does not affect serum trimethylamine-N-oxide concentrations in healthy women. Br. J. Nutr. 2019 Feb;121(3):322-329. [PMC free article] [PubMed]

Traducción y adaptación de: Challa HJ, Bandlamudi M, Uppaluri KR. Dieta Paleolítica. [Actualizado el 4 de mayo de 2020]. En: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 ene. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK482457/

CC BY 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/4.0/)

Algunas imágenes para ilustrar este post fueron tomadas de Freepik.es y de Pixabay.com. Nuestro agradecimiento.

[Total:    Promedio: /5]

3 comentarios en «Dieta paleolítica»

Deja un comentario

No copie sin autorización

Compártelo

Si te ha sido últil o te ha gustado este post ¡compártelo! esto nos ayuda a seguir creando contenido de calidad.